http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

El Torcal de Antequera y sus caprichosas formaciones rocosas

Carmen Sedano | 14-05-2012 | Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  

Es un Paraje Natural con una extensión de veinte kilómetros cuadrados, situado en el término municipal de Antequera, y representativo del paisaje cárstico de Europa.

El Torcal es un paraiso para los excursionistas
© www.andaluciafotos.com
El Torcal es un paraiso para los excursionistas
© www.andaluciafotos.com
Sus orígenes se remontan al período Jurásico, es decir, hace unos 160 millones de años. Por aquel entonces la zona constituía un alargado pasillo marítimo que comunicaba, desde el golfo de Cádiz hasta Alicante, los primitivos océano Atlántico y mar Mediterráneo. Fueron los Plegamientos Alpinos, en la Era Terciaria o Cenozoica, los que provocaron que emergieran los sedimentos calizos depositados en el fondo de este brazo oceánico, dando lugar a sierras, cuyas cumbres adoptaron, con frecuencia, forma de «champiñón».

El Torcal está constituido por rocas calizas que han sufrido la acción de diversos agentes erosivos, lo que ha dado lugar a caprichosas formaciones con origen en el fondo marino. Los sedimentos acumulados en el fondo del mar se agregaban mediante la acción cementadora de las sales y precipitados de la disolución marina. Luego estos sedimentos fueron levantados a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar por fuerzas tectónicas. Más tarde, una serie de fracturas generaron grietas y sistemas de fallas que se entrecortan en ángulo recto. La erosión y hundimiento de dichas grietas ha producido lo que llamamos hoy día callejones o "corredores". A partir de este momento el conjunto queda sometido a un proceso de erosión característico, el modelado cárstico.

Itinerarios
En el Llano de los Polvillares, y al lado mismo del albergue -donde existe un Centro de Interpretación sobre la evolución de El Torcal-, se inicia un sendero, marcado como itinerario amarillo. Tiene cuatro kilómetros y es el más corto de los dos recorridos que se internan en el paraje rocoso. Nada más comenzar a caminar aparecen varios conjuntos pétreos conocidos como Dos Iguales, El Callejón del Tabaco y los Arregladeros.

Tras una serie de ascensos y descensos por un terreno quebrado, se atraviesa un profundo callejón, en el que se localiza una buena representación de la vegetación originaria de El Torcal.
Al final del recorrido amarillo se alcanza el mirador de las Ventanillas, desde el que se divisa todo el valle del río Guadalhorce.
Se puede completar también el itinerario rojo. Es un poco más largo, pero conduce a lo más profundo y misterioso de esta maravilla geológica. En esta zona es posible ver alguno de los ejemplares de la fauna típica de El Torcal como son el águila perdicera, buitre leonado, tejón, garduña, comadreja y gato montés. Tras pasar el Camorro de las Siete Mesas y el Bañadero de los Buitres, se regresa al punto de partida. No existen otros itinerarios abiertos al público, salvo los autorizados expresamente por la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Málaga.

El visitante puede contemplar un paisaje "lunar" con singularidades rocosas, que forman una completa colección de piezas naturales a las que se les pueden atribuir semejanzas con formas de la vida cotidiana como el «tornillo», simbolizado en el logotipo del paraje, el «sombrerillo», el «adelantado», el «ataúd», los «prismáticos», el «cáliz», el «dado», etc. Además, la disolución de las rocas a nivel superficial da lugar a lo que se conoce como lenar o lapiaz, terrenos rocosos donde es difícil el tránsito a pie.

El Torcal comprende cuatro zonas bien diferenciadas, desde el punto de vista geomorfológico como son Sierra Pelada, al este del Paraje, consistente en una extensa área de lapiaz y frecuentes dolinas. Al suroeste, se sitúa el Torcal Alto, que encierra la mejor zona de relieve cárstico del macizo. Una gran cresta rocosa, Las Vilaneras, la separa del Torcal Bajo, situándose en ella el punto de máxima altura del Paraje, el Camorro de las Siete Mesas (1.336 m). Por su parte, el Torcal Bajo, situado entre las dos anteriores, es similar al Torcal Alto aunque menos espectacular. Dominan las grandes uvalas y dolinas, así como amplios corredores no tan angostos como en el Torcal Alto. Y por último, en la cara sur, tajos y laderas delimitan casi perimetralmente el Paraje, con variaciones geomorfológicas que le confieren un carácter sobrecogedor.
El Torcal de Antequera en una noche de luna llena
© www.andaluciafotos.com
El Torcal de Antequera en una noche de luna llena
© www.andaluciafotos.com
El Torcal está constituido por rocas calizas
© www.andaluciafotos.com
El Torcal está constituido por rocas calizas
© www.andaluciafotos.com
Sus orígenes se remontan al período Jurásico
© www.andaluciafotos.com
Sus orígenes se remontan al período Jurásico
© www.andaluciafotos.com
El visitante puede contemplar un paisaje lunar
© www.andaluciafotos.com
El visitante puede contemplar un paisaje lunar
© www.andaluciafotos.com
Formas subterráneas
Como todos los macizos calizos, el Torcal de Antequera, presenta una enorme riqueza en simas, cuevas y otras formas subterráneas de las cuales se han explorado hasta la fecha algo más de un centenar. Abundan las simas de carácter vertical que alcanzan hasta un máximo de 225 metros de profundidad como la Sima de la Unión). Otras de carácter horizontal son de gran importancia histórica como la Cueva del Toro y la de Marinaleda que albergan importantes yacimientos prehistóricos. El origen de todas estas cavidades se relaciona igualmente con procesos cásrticos de disolución y ensanche de las calizas, tanto aéreas como subterráneas, por la acción del agua de lluvia.

Flora
El macizo del Torcal constituye una zona geográfica de rica y variada flora, lo que acrecienta en gran medida la importancia de sus valores naturales. La degradación actual de la cobertura vegetal en buena parte de su superficie, debido al carboneo, la tala, y la actividad ganadera, no impide la presencia vegetación y de diversas especies endémicas de gran interés. La riqueza en especies botánicas es considerable, habiéndose constatado en la Sierra al menos 664 especies de plantas, agrupadas en casi un centenar de familias. Entre las grietas y oquedades se han encontrado también unas 30 especies de orquídeas , seis de las cuales son exclusivas y endémicas de esta zona.

Las comunidades vegetales de mayor importancia botánica dentro del Paraje son las rupícolas, adaptadas a las fisuras y grietas de las rocas, con plantas muchas de ellas endémicas que precisan normas estrictas de conservación.
La vegetación más significativa del Torcal corresponde a la de encinar, representado por encinas, quejigos, serbales o arces. Las formaciones de espinares y zarzales suelen cubrir gran parte del Torcal Alto, con madreselvas, arbustos y plantas como el espino majoleto, sauco, zarzamora, rosal silvestre, peonías, entre otras especies. Otras comunidades vegetales de interés por su relación con la actividad ganadera, son los pastizales y los cardizales.

Fauna
Al igual que la flora, la presencia faunística en El Torcal ha estado condicionada en muchos casos por el hombre. Destaca la riqueza de aves bien de forma sedentaria o simplemente como estación de paso en las vías migratorias o como punto de nidificación. Los buitres leonados suelen ser asiduos del Torcal, ya sea de paso entre el Desfiladero de los Gaitanes-Sierra Huma y las Sierras de Camarolos y el Jobo, o cuando acuden a comer reses muertas del ganado, autorizado en algunas zonas del Paraje; sin embargo es poco frecuente ver aves como el águila real, el halcón peregrino o el águila perdicera.

Otras aves de interés presentes en El Torcal son la collalba negra y rubia, el búho real, el mochuelo, el cernícalo vulgar, el avión roquero, la chova piquirroja y numerosas aves de pequeño tamaño como el herrerillo común, carbonero común, jilguero, curruca, cogujada común y montesina, colirrojo tizón, roquero solitario, escribano montesino, y otras muchas más fácilmente visibles según la época y la zona prospectada.

Los reptiles presentes en la Sierra dependen en gran medida de factores térmicos, por lo que son plenamente activos en primavera y verano, momento en el que se pueden ver con frecuencia. Destacan las especies de lagarto ocelado, lagartija colilarga e ibérica, culebra de escalera, culebra bastarda y víbora hocicuda, de mordedura peligrosa por su inyección venenosa.
Entre los mamíferos, el topillo se detecta fácilmente en las zonas de dolinas por los montículos fruto de su actividad cavadora; la mayoría de los restantes, suelen localizarse mejor a través de sus excrementos, como es el caso del zorro, el tejón, la comadreja y el conejo, como especies más representativas.
Para comer
Caserío de San Benito
Carretera Málaga-Córdoba, km. 108 - Autovía A-45 - Salida 86 • 29200 Antequera - Málaga
Teléfono: 952111103
Fax: 952034000
www.caseriodesanbenito.com

Coso San Francisco
Calle Calzada, 29 • 29200 Antequera - Málaga
Teléfono: 952840014
E-mail: info@cososanfrancisco.com
www.cososanfrancisco.com

Para dormir
Hotel rural con encanto Fuente del Sol
Apto. de correos 366, 29230 • Villanueva de la Concepción Málaga
Tel: 951 700 770 / 670 46 72 10
E-mail: info@hotelfuentedelsol.com
www.hotelfuentedelsol.com

La Posada del Torcal
Partido de Jeva, 29230 • Villanueva de la Concepción - Málaga
Tel:62 614 5091 / 95 203 1978
Email: hotel-laposadadeltorcal@hotmail.com
www.laposadadeltorcal.com
Para no perdérselo
Mirador de las ventanillas: Siguiendo el sendero señalizado (unos 100 m). Preciosas vistas de Villanueva de la Concepción y la comarca del Río Campanillas.

Sendero señalizado "Ruta Verde - sendero del Torcal Alto": Sendero peatonal que parte del aparcamiento y recorre El Torcal Alto (1.410 m). Dificultad baja-media (precaución en días lluviosos o húmedos), 40-60 minutos de duración. Ideal para efectuar observaciones sobre la vegetación, la geología, las formaciones erosivas, la acción ganadera, la fauna (¡lleven prismáticos!), y apto para actividades de educación ambiental.

Sendero señalizado "Ruta Amarilla": Se trata del sendero "clásico" del Torcal Alto, con una longitud aproximada de 2.900 metros y una duración de unas dos horas y media. Comparte tanto su primer tramo como el último con la Ruta Verde, pero en su zona intermedia se adentra en un laberinto de callejones y dolinas hasta dar la sensación de encontrarse en una ciudad de piedra vigilada por espectrales formas rocosas. En este sendero pueden observarse grandes y espectaculares piedras, de entre las que cabe destacar "el Macetón", así como diversas formas imitativas de las rocas algunas de las cuales no pasarán desapercibidas, como "el camello". Es muy importante no abandonar el sendero dado que el carácter intrincado de la zona favorece accidentes, pérdidas y desorientaciones, a la vez que se evita dañar el sensible ecosistema del Torcal.
Información de interés
Accesos: Al Torcal se llega desde Antequera, tomando la carretera A-7075 en dirección a Villanueva de la Concepción, encontrándose el cruce para el Torcal a unos 12 km. una vez pasado el puerto de "La Boca del Asno".

La presencia del hombre en el Torcal se remonta a la Prehistoria, lo que se atestigua a través de los restos de pobladores neolíticos hallados en varios yacimientos, siendo el más importante el de la Cueva del Toro. Igualmente, se han recogido restos más recientes de origen romano que apuntan hacia el uso en cantería de los recursos geológicos del lugar, usándose las calizas en la construcción de villas próximas al Torcal: Anticaria, Osqua y Nescania.

La presencia árabe
fue prolongada, y una torre vigía permaneció hasta no hace muchos años en la vecina sierra de La Chimenea, habiéndose reconocido en el propio Torcal tumbas y material diverso. La ocupación humana se mantuvo casi permanentemente hasta el pasado siglo, cuando fue abandonado el único poblado conocido de la Sierra y que ha sido denominado como Las Sepulturas. Se trata de un conjunto de pequeños habitáculos de piedra con apriscos y terrenos de cultivo, cuyos pobladores mostraban gran habilidad en el trabajo de la piedra, como demuestran los restos encontrados.

La explotación industrial del siglo XIX origina un intenso carboneo del encinar; la extracción de piedra se hace intensa y el pastoreo se masifica, impidiendo la regeneración natural de la vegetación. A todo ello se debe el aspecto desolado hoy apreciable en muchas partes de la Sierra. Ya en este siglo coincidiendo con el fin de las explotaciones de las canteras, El Torcal quedó como zona de pastoreo extensivo, cultivándose las dolinas en épocas de escasez.

La reciente adquisición por la Junta de Andalucía de la práctica totalidad del Paraje ha permitido iniciar la restauración de este singular enclave de nuestra geografía, lugar en el que la Naturaleza muestra una de sus caras más insólitas.

© Andalucia de Viaje 2017
16 de diciembre de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

73

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!