http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

El infame botellón ferial
Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  


Dice mi gente que me estoy haciendo mayor y cascarrabias, y yo no estoy tan seguro de eso. Más bien creo que siempre he sentido lo mismo, aunque quizá lo he tolerado mejor. Voy a la Feria del Centro de Málaga y salgo espeluznado, asustado, triste, pesimista y cabreado.

Es la misma área física que tanto he alabado en este mismo espacio, vitoreando hasta la afonía los efectos de la transformación conseguida en muy pocos años, pasando de un casco destartalado a un centro de ciudad coqueto, limpio, accesible, vivo y vivible.

Pues bien, este extraordinario escenario, el mismo que sirve como reclamo y punto de encuentro para el emergente turismo cultural y de ciudad en Málaga, con un crecimiento espectacular, se convierte durante estos nueve días de Feria en un urinario al aire libre; en un solar del desatino; en una macrodiscoteca merdellona; en un escaparate de torsos grasientos; En un harlem a punto de estallar en cualquier momento, a pique de un repique. Es la Feria del Centro de Málaga; es un infame botellón con la excusa ferial, sin pies ni cabeza.

No es verdad que sea una tradición. Mentira gorda. Conocí esta feria de día de Málaga hace veinticinco años, cuando nacía, espontánea, familiar, divertida, pacífica. En calle Larios, calle Granada, en el Parque y en La Alameda. Lo de hoy es una degeneración surrealista, el resultado de la desidia, la complacencia y la imbecilidad.

Esto no puede ser un escaparate. Esto es nocivo para la vista, para la salud física y mental, y, especialmente, para la promoción turística, ahora que tan bien vamos por ese camino. Por eso cruzo los dedos para que el grupo de periodistas internacionales que se ha traído con tino a la Feria de Málaga el Patronato de Turismo de la Costa del Sol y el Ayuntamiento haya pasado de largo y con los ojos vendados por el urinario ferial del centro de la ciudad, estos días irreconocible.

No hay excusas para no pegar el cerrojazo a este desatino. Ahí está el Recinto Ferial de Cortijo de Mazas, con una ordenada y cómoda actividad festiva de día y de noche. Y el Puerto, que el año que viene estará listo para recuperar una elegante feria marenga.

Ya no valen aplazamientos, mirar hacia otro lado y silbar. Dos personas tienen la posibilidad, capacidad, talante y autoridad para poner fin a este desaguisado, clausurando para siempre el macrobotellón ferial de Málaga: Francisco de la Torre, alcalde, y el concejal de Cultura y Fiestas, Damián Caneda, quienes, por cierto, intuyo que abominan esta película de terror.

Paso palabra.

© Andalucia de Viaje 2017
30 de abril de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

87

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!