http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

Érase una vez...
Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  


Érase una vez un reino muy grande, muy rico y muy mandón en un mundo lleno de hambre, incultura y odio. Era ese reino, además, el segundo lugar del planeta más visitado por los turistas de toda la galaxia, a pesar de que en aquel territorio imperaba el "ojo por ojo", el uso indiscriminado de todo tipo de armas y la ley del más fuerte.

Se daba la circunstancia que entrar en aquel estado se convertía un suplicio para los millones de viajeros que cada año decidían visitar el lugar, atraídos por la modernidad, la forma de vida y la fama de poderosos de sus moradores. A los turistas les hacían todo tipo de vejaciones y malos tratos antes de poder pisar el reino de los grandes sueños.

Por si fuera poca, aquel reino tan visitado -y en el fondo admirado- tenía una débil historia y, por tanto, pocas "joyas" que ofrecer a los visitantes, que se deslumbraban con las luces de colores y una especie de ritos cantados celebrados sólo para los turistas. Eso sí, los moradores del reino oscuro y sus reyes se jactaban en todo el planeta de ser los más ricos y poderosos, y hacían uso de su fuerza dentro y fuera de sus fronteras, sobre todo fuera, ante el silencio cómplice de los otros reinos, quizá por miedo, quizá por cobardía, quizá por idolatría...

Resultó que un pequeño y más pobre reino que éste poderoso ideó un plan para arrebatarle el segundo puesto al reino grande y nocivo, ya que el pequeño país era el tercero del planeta en el número de visitantes que acogía cada año, procedentes de todo el mundo.

El rey del humilde estado reunió a sus súbditos y les pidió que contarán con coraje y decisión el patrimonio cultural, artístico y natural que poseían cada uno de sus pueblos; Lo escribieron todo en unas tablas y se lo aprendieron de memoria, y empezaron a vocearlo por todos los rincones con orgullo y convicción.

El jefe de aquel pequeño, pobre y bello territorio, que en verdad era la admiración y el noble deseo de todo el planeta, les pidió a sus conciudadanos una última promesa: Jamás volváis a nombrar a ese reino poderoso e invasor, que hoy seguro pasará a ser tercero o cuarto o quinto; O incluso a desaparecer de la lista de lugares admirados y visitados.

© Andalucia de Viaje 2017
26 de julio de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

67

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!