http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

Una feria abierta y de espaldas al mar
Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  


La vida acordeón es lo que tiene: abrimos tanto el fuelle que antes o después se nos va una de las cajas al carajo, o las dos, vete tú a saber; o nos hartamos del instrumento y lo dejamos abandonado, a su propia suerte. Y se acabó la música.

Hubo una Feria de Málaga divertida, familiar, marenga, abierta y pacífica. No es de ayer, más bien al contrario, que es fiesta con más de quinientos años de historia; Pero si anteayer cuando se celebraba muy cerca del mar, primero en el Muelle Heredia y más tarde en el bellísimo Parque, con brisa y salitre portuario en su código de barras.

Pero a alguien o a fuenteovejuna se le ocurrió tirar de la caja, forzar el fuelle, para que entrara todo el aire posible, popular a muerte, yo la tengo más grande, aquí cabemos todos, vamos que nos vamos, fiesta de fiestuquis, espacio gigantesco aunque sea en un secanal a varios kilómetros del mar, y me cargo el precioso centro durante nueve días porque me toca.

Y cuanto más grande es la majaronada, más medios se necesitan para aliviar el desastre: Un ejercito para la limpieza, otro para la seguridad, cuarto y mitad para las emergencias sanitarias, autobuses municipales que dan vueltas sobre si mismos las veinticuatro horas...

En los tiempos que corren, la celebración de estas macroferias sin pies ni cabeza, ni argumento ni sentimiento, es comparable a que nos metamos con Georgie Dann y sus gogós en casa de un finado de cuerpo presente, durante el velatorio, a plantarles en la cara a los llanteros el repertorio completo, desde el veranito hasta la barbacoa, pasando por lo que tendrá el negro, a saco.

Visto lo visto e intuyendo la que se nos viene encima, casi prefiero terminar cuanto antes: Me voy a calzar el traje corto, con chaquetilla incluida, y salgo para la feria. Sólo serán necesarios catorce rebujitos del demonio a cincuenta grados de sensación térmica y pocos menos centígrados, en ese desierto ferial, y a esperar plácidamente a ver la lucecilla blanca al final del túnel.

© Andalucia de Viaje 2017
30 de marzo de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

81

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!