http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

Vuelvo a Ubrique
Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  


Debo reconocer que algo me había empapado hasta ayer el cutre-marchamo de la caspa elevada a la máxima potencia difundido en los retretes televisivos por el "entorno Jesulín" con respecto a Ubrique. Quiero decir que no hacía ningún esfuerzo mental por disociar la basura con el pueblo.

Hoy me reconcilio con Ubrique y lo miro con otros ojos, con los que en verdad debería haberlo hecho todos estos años de disfrute y emoción en esos parajes que os aseguro son inigualables. La belleza armónica de un espacio que en su creación estaba en el bombo de algún caprichoso artista.

Los ubriqueños, poco más de diecisiete mil criaturas que nada tienen que ver con el esperpento que proyectan menos de veinte, han dado un puñetazo en la mesa, comenzando por sus representantes políticos en el Ayuntamiento: Declaración institucional en defensa de la dignidad y de los valores del pueblo y de los moradores de Ubrique y convocatoria espontánea de manifestación bajo la consigna "Ubriqueños con acento pero no catetos". Me gusta.

No me lo han contado porque lo he visto con estos ojitos: Como una romería, al estilo de la visita masificada a la Capilla Sixtina, hordas de criaturas procedentes de todos los rincones peregrinaban a la mala réplica de la casa de Escarlata O´Hara en Lo que el viento se llevó, "Ambiciones", el summum de la catetez arquitectónica y decorativa, cuartel general y plató de estos "Jesulines". Algunos ubriqueños se contagiaron durante todos estos años de la epidemia de la tele-realidad-basura, y participaban, pizpiretas y chovinistas, del bochornoso espectáculo, haciendo de guías y de voceros, orgullosos de vecindad.

También os digo que la mayoría de ubriqueños se siente orgulloso de que allí haya nacido un torero que fue grande, original y combativo: Jesus Janeiro, de Ubrique. De su entorno y del teatrillo ya nada quieren saber sus vecinos, y lo dicen abiertamente.

Vuelvo a Ubrique con otra mirada. Disfruto en libertad de sus parajes, en medio de dos parques naturales, Grazalema y Los Alcornocales, naturaleza con mayúsculas; ruteo por los vecinos pueblos blancos, que no tienen desperdicio; me siento en una piedra a imaginar qué pudo pasar en el mausoleo de la ciudad romana de Ocuri; me deleito con unos "gañotes", ahora en esta previa a la Semana de Pasión, que es su tiempo, mientras disfruto mirando las ruinas del Castillo de Fátima y aprendo de la sabiduría de los ubriqueños...








© Andalucia de Viaje 2017
17 de noviembre de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

67

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!