http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

Javier Ojeda, cantante
"El arte florece en tiempos de crisis"
Celso Chocomeli | 31-03-2011 | Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  
Javier Ojeda. Cantante, artista, columnista, creador, locutor, malagueño. El más visible de Danza Invisible recoge estos días el galardón otorgado por la Junta de Andalucía por la trayectoria del grupo, termina la edición de su libro "Una historia del pop malagueño (1960-2009)", que verá la luz en abril, y vela armas ante la inminente salida a este extraño mercado musical del último trabajo de Danza, "Tía Lucía". Lúcido, combativo, transgresor y efervescente, Ojeda vive con intensidad y candidez su licenciatura como clásico del pop. No en vano, ya mismo cumple treinta años de carretera y música.
Javier Ojeda
© www.jeronimoalba.com
Javier Ojeda
© www.jeronimoalba.com
Romper con la Warner debe ser casi como largarse a mitad de una recepción ofrecida por Obama….
Bueno, parece que suena a una acción valiente, pero tampoco hay que exagerar; no ha sido un acto de heroicidad, tal y como está la cosa. Hay que tener en cuenta que Danza Invisible no es un grupo de "última moda" y, por lo tanto, la gestión de promoción tiene otros matices. En estos momentos, nos vemos con fuerza y experiencia para afrontar la producción y promoción por nuestra cuenta. No obstante, he dejado grandes amigos en Warner y hemos trabajado muy bien.
¿Esto es un desplante torero de unos tipos del "Polo Sur" o es que después de casi tres décadas en la plaza, uno se puede permitir cualquier lujo?
Es verdad que el panorama está muy negro, pero al mismo tiempo creo que esta crisis gigantesca, que también afecta a los músicos, nos está obligando a ser más curritos, a agudizar la imaginación. Ya no vale sólo con componer, grabar y dar directos de calidad. Ahora todos nos esforzamos más en presentar una buena portada, por ejemplo, para llamar la atención...Se constata que el arte florece en tiempos de crisis.

Aunque no parezca, siempre he sido un tipo más bien inseguro. Pero creo que ahora me siento más fuerte, más seguro para afrontar un camino de producción por cuenta propia. Tenemos amigos y apoyos, ganados a lo largo de todos estos años en los que no hemos engañado a nadie.
Vamos a probar su memoria ¿Sabe que ocurrirá el próximo 21 de marzo?
Sí, claro que lo sé. Sale al mercado el último trabajo de Danza, "Tía Lucía", una serie de versiones en castellano de clásicos internacionales, de aquellas canciones que escuchábamos y con las que nos emocionábamos cuando comenzábamos, allá por el 81. Ha sido un trabajo muy especial, con nuestros manos de principio a fin y el apoyo de los de siempre, los de casa.
¿Por qué “tía” y no "tita”? O sea, rompen con la multinacional y se vuelven más "finolis"…
Yo lo quería llamar al disco "La pizzería de Mónica", porque era el sitio donde íbamos de cañas en aquellos tiempos de los inicios, en una callecita del centro de Torremolinos. Nunca supe como se llamaba la pizzería, pero nos referíamos a ella como "la de Mónica", porque allí trabajaba nuestra amiga. No sé muy bien por qué razón, tengo asociado con ese local los sonidos radiofónicos de la época. Tenían una radio, en una esquina, que sonaba muy fuerte y por donde emitían los éxitos del momento. Y como este disco es un homenaje a la radio del pasado, se nos ocurrió llamarlo así. De pronto, averiguamos que aquella pizzería se llamaba en verdad "Tía Lucía", y pensamos que es un nombre que tiene cierto gancho.
En unos meses, les caen 30 años encima de carretera. ¿Parece que fue ayer?
Empezamos a finales del 81, es verdad. Bueno, todavía nos queda más de un año para cumplir las tres décadas. Pero no me asusta nada, no me pesa. Yo tuve el trauma al pasar de la década de los veinte a la de los treinta; me sentó fatal.

En todo caso, he hecho, en gran medida, lo que quería hacer,y lo sigo haciendo. Lo he pasado muy bien y, por lo tanto, no tengo "mal rollo" por la cantidad de años transcurridos, más bien al contrario.
Lo de la producción propia en este último trabajo ¿es un homenaje que se quieren dar o es que está la cosa fea?
Hemos utilizado la cobertura legal del sello de nuestro manager y, al mismo tiempo, contamos con el apoyo de una empresa de seguros de unos amigos, que nada tienen que ver con la música, y con la productora de vídeo y sello discográfico"Sweet Sea", dulce mar. Estoy muy ilusionado, porque hay novedad en todos los terrenos y creo que eso está muy bien, nos reactiva a todos.

Lo que tenemos claro es que de la crisis de la industria del disco, los músicos no tenemos la culpa. Habrá que buscar responsabilidades en otros lugares: En la industria, en los piratas y en los mangantes. Y, sobre todo, en la industria de telefonía que se está beneficiando con las descargas ilegales. Hay gente vinculada con la izquierda que asocia la idea de libre circulación de la cultura a una cierta lucha contra el capitalismo, lo cual me parece una postura ingenua y hasta absurda. El pirateador nato ha pasado de darle dinero a un monstruo que es la industria del disco a otro mucho peor que es la industria de telefonía y adsl. Ese dinero que nos quitan a los creadores va para la industria de telefonía.
"No hay nada más efectivo para estar a la moda que no perseguirla nunca"

"Desprecio la presunción en general, y en particular la de algunos artistas del pop español, que se desarraigan"

"Me parece que en los grupos jóvenes es vital que haya un poco de transgresión. Ser crítico con el entorno te mantiene los sentidos alerta"
Sabe, me recuerda un poco a Peter Pan. Camina casi sin pisar el suelo. Y luego está lo de su divertido despiste. Defiéndase, si se atreve
Como Pablito (risas). No me ofende, de verdad. Lo que considero ridículo es el veterano que quiere ser joven, me parece lamentable. Uno tiene una edad y un bagaje al que no puede ni debe renunciar. No hay nada más efectivo para estar a la moda que no perseguirla nunca. Al final, lo atemporal y sólido se abre camino, siempre vas a tener tú público.

El espíritu joven se manifiesta en otras cosas, más profundas que las estética. No me considero un viejo mental: Me sigue gustando disfrutar en los conciertos, beberme unas copas con mis colegas, ser muy faltón...Me parece que en los grupos jóvenes es vital que haya un poco de transgresión. O sea, que un grupo que empieza se dedique a cagarse en los muertos, por ejemplo, de Danza Invisible, me parece que está muy bien y es lo que yo haría. Si no eres rebelde y contestatario cuando eres joven, ¿cuándo lo vas a ser? Ser crítico con el entorno te mantiene los sentidos alerta.

En cuanto a mi despiste, es congénito, de toda la familia: así son mis padres, mis hermanos y mis hijos. A veces se producen situaciones surrealistas.
En su defensa le diré que jamás le he oído hablar mal de nadie. Alaba a sus compañeros, a sus amigos, a su gente. ¿Usted es sureño en el concepto familiar y de clan?
Es una forma de ser, que viene de mi madre, que es una persona muy educada, amable y respetuosa. La parte faltona creo que la hemos sacado de mi padre. No soy demasiado familiar, de clan. Creo que vivo en mi mundo particular.
Es necesario que me diga, para esta publicación de Andalucía, que usted desayuna todos los días mollete antequerano con aceite de oliva virgen extra…¿Alguna otra seña de identidad autóctona?
Pues lo que usted diga, a tope (risas). Eso sí, en todo caso, el aceite siempre virgen y extra y goteando desde el panecillo.

Mi seña de identidad, más que geográfica, es de sentimiento de clase media auténtica, y así me he sentido y me siento. Desprecio la presunción en general y en particular la de algunos artistas del pop español, que se desarraigan y renuncian a su origen. Estoy orgulloso de ser currante y que mis padres lo hayan sido.

Me siento de la barriada de La Paz, en Málaga capital, de donde han salido todos los músicos malagueños. Curiosamente, los nombres de las calles son de compositores clásicos. La mía se llama Juan Sebastián Bach. Allí hay un barecito, "El Niebla", que lleva abierto desde tiempo inmemorial, donde se come de maravilla, y allí se juntan todos los músicos de Málaga: Los de Chambao, la gente del rap, toda la basca del hip-hop...
¿Echa de menos aquellos inviernos en Torremolinos, cuando llegaba el final del verano, y nos quedábamos en suave melancolía?
Me encanta. Es el momento perfecto de la Costa del Sol. Sigue siéndolo. Voy a nadar al mar, a finales de septiembre y octubre, con el agua más caliente que en verano. Es una sensación gloriosa.
Le voy a pedir que me desvele un secreto: ¿Dónde está ese rincón escondido del Sur dónde Ojeda se evade cada vez que puede?
Nerja. Me gusta porque mantiene el sabor y la autenticidad de un lugar de playa muy agradable, con turismo pero muy cuidado. El pueblo sigue respirando ambiente de pueblo y las playas son magníficas.
Confidencial
Lo recononozo abiertamente, a pecho descubierto: Le tenía una manía horrorosa. Me parecía engreído, subidito, prepotente. Era más alto, más guapo y cantaba mejor que yo, como es lógico. Cuando lo veía a finales de los 80, de noche en noche, por aquellos locales de moda, no soportaba su estrellato.

Años depués, con la intermediación de la gran Cristina Muñoz, tuve la oportunidad de conocerlo. Entonces, a la primera, entré en fase de arrepentimiento, fustigamiento por mi prejuicio lametable. Francisco Javier Ojeda Martos es un tipo inteligente, divertido, espontáneo, con clase, cariñoso, culto y sencillo. Nada que ver con el estereotipo de estrella del pop, el mismo que me invadió para equivocarme muchos años antes. Me confieso ante él y no da crédito.

Nos lo llevamos a cenar a Zenart, el "súperjaponés" de Málaga, a los pies de la Alcazaba. Ya en la puerta saluda a propios y extraños que se acercan a él con cariño. Para todos tiene la palabra justa, también para la amable nipona que maneja la sala, quien comparte amigos con Javier. El mundo es un pañuelo de occidente a oriente.

Con el expreso deseo de los "jefes" de Zenart, Vicente y Luis, Chijiro Tomita, maestro de maestros, nos prepara un espectáculo culinario, lleno de imaginación. Repartimos con ecuanimidad las impresionantes cabezas de carabineros que acompañan al suculento carpaccio. Luego, shushi a romper y un poco de vino, poco, del elegido y embotellado para Zenart por el propio Vicente Vázquez, también enólogo.

Entre sushi y sushi y más sushi van apareciendo historias, reflexiones y originales análisis de la vida, la música, la política y la sociedad de este renacentista que es Javier Ojeda. "Wikipedia", le llama Muñoz, cuando detalla con frescura vida y obras de grupos y cineastas.

En la mesa, otro artista, Jerónimo Alba, narra su origen en Peñarrubia, hoy bajo las aguas del mayor pantano de la provincia. No cae en saco roto. La cabeza de Ojeda no para: A la mañana siguiente se sabe todo la historia. A lo mejor será una canción o tan sólo unas letras sobre un papel. Puede que también "Borrados del mapa", a algo parecido.

No hay copa de remate. Mañana, antes de las siete y media de la madrugada, debe tener preparado el desayuno para Javier y Pablito.

© Andalucia de Viaje 2017
28 de marzo de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

113

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!