http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

La Semana Santa de Loja y sus originales personajes

Carmen Sedano | 11-04-2011 | Compartir  facebook   twitter   enviar a un amigo  

Declarada en 2003 Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía, destaca por la presencia de una serie de personajes únicos en la iconografía clásica de la Semana Santa

Los incensarios son la figura más representativa de la Semana Santa de Loja
© www.jeronimoalba.com
La localidad de Loja sorprende al visitante con una Semana Santa muy peculiar. Las distintas procesiones se acompañan de originales figuras representativas. Es el caso de los incensarios, grupos de ocho miembros denominados “corrías”, que van tocados con el “morrión”, capirote revestido de seda o raso decorado con abalorios. Es la figura más representativa de la Semana Santa de Loja; y su existencia está datada desde 1765. Simulan una guardia, que convencida de la inocencia de Jesús, le rinde homenaje quemando incienso, de ahí que sus movimientos tengan reminiscencias militares.

Actualmente cada hermandad tiene su propia corría de incensarios, que entran y salen del desfile procesional en lugares preestablecidos con anterioridad. Cuando llegan a dicho lugar, se colocan, en dos filas de cuatro, y según van llegando a su altura, comienzan a dar sus "golpes", a los estandartes, cruces guía e imágenes. Una vez que han terminado, se alejan en fila india a paso marcial, hasta el próximo golpe.
Además de los citados movimientos, los incensarios tienen su propio cante denominado “sátiras”, estrofas en las que cada miembro canta unas frases, sin que exista un orden preestablecido. Es muy normal que el público se entremezcle en el cantar de la saeta con los incensarios.
Los incensarios cantan sus populares sátiras
© www.jeronimoalba.com
Los incensarios cantan sus populares sátiras
© www.jeronimoalba.com
Entre el Martes y el Viernes Santo se puede ver a los incensarios dando sus “golpes”. Aunque el momento álgido de la Semana Santa de Loja es la procesión del Viernes Santo por la mañana, compuesta por cuatro pasos.
En ella se puede disfrutar de la corría de la Pescá, una de las más tradicionales de la ciudad. De entre los golpes que tiene la procesión destacan el del Barrio Alto,las cuatro esquinas y el del encuentro en la Carrera de San Agustín.
En cabeza de la procesión del Viernes Santo, y en los primeros años del siglo, figuraban todavía los llamados, Niños Seases, grupo formado por un veterano nazareno de la Hermandad de la Virgen de las Angustias, con un gran estandarte de esta Hermandad, y dos niños de cinco a ocho años, vestidos también con la clásica túnica negra. Estos niños desfilaban asidos a las borlas colgantes de los cordones del gallardete y, en el brazo de la mano libre, introducido en él, sobre la manga, llevaban un rosco grande de los de “Semana Santa”. Desaparecieron a mitad de siglo XX pero han sido recuperados recientemente por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto y Ntra. Sra. de la Esperanza.

Otros personajes típicos del Viernes Santo lojeño son los apóstoles, que actualmente no procesionan pero están en vías de recuperación. Se trataba de una serie de hombres vestidos como los apóstoles y con unas caretas que los caracterizaban. Dichas caretas fabricadas en plomo todavía existen, pero debido al gran deteriodo y su incalculable valor no se usan, por lo que se espera que pronto se realicen las réplicas para poder usar. Acompañaban la procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno durante todo el día, justo detrás del estandarte de la hermandad. Antes procedían a una serie de rituales como la limpieza de pies, y visita a los monumentos en los diferentes templos de la ciudad.
La concordia de los Tambores Puches fue creada en el año 1982
© www.jeronimoalba.com
La concordia de los Tambores Puches fue creada en el año 1982
© www.jeronimoalba.com
Otra figura representativa es la del pedior, que después de más de un cuarto de siglo desaparecida ha vuelto a las calles de Loja desde el año 1999. No son más que hermanos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, pero con la particularidad de salir y entrar constantemente del cortejo procesional, llevando una bandeja o taza en la que la gente va dejando una aportación monetaria para el sustento de la hermandad. Las bandejas que portan son en sí obras de arte, normalmente fabricadas en plata, de las que se conservan todavía, algunas muy antiguas del siglo XVIII.
En la actualidad, estos pediores son hermanos que altruistamente se ofrecen con el único fin de postular para su hermandad. Sin embargo, antes no era así, ya que para poder salir de pedior había una subasta pública, en la cual se adjudicaba a quien pujase más alto.

Todos los Viernes Santos por la mañana podemos escuchar en Loja, el estruendo de ese toque de tambores tan característico que nos recuerda al Tío Puche Puche y que acompañan a la imagen de Jesús Nazareno.
Se trata de la concordia de los Tambores Puches, creada en el año 1982 cuando se adquirieron los seis primeros tambores en Baena (Córdoba). Al año siguiente se adquirieron cuatro tambores y en 1984 otros cuatro más. En los siguientes años se compraron de media entre dos y cuatro tambores, que eran sufragados en un cincuenta por ciento por la Hermandad, mientras que la otra mitad corría a cargo de la persona que iba a salir con ese tambor.

Hay que destacar, que el número máximo de Tambores que ha realizado la Estación de Penitencia, fue de 65 a finales de los 90, y que en la actualidad suelen hacerlo entre 35 y 45 Puches.
Una de las innovaciones que está calando en la semana santa lojeña es la de los tambores rufantes. Creados en 1995, lo forman 18 componentes que pertenecen a la Real Cofradía de Jesús Preso, Nuestra Señora de los Dolores y Santa Vera Cruz.
Tienen un estilo musical propio compuesto de cinco marchas, denominadas: Corriílla, allegro, rufantes, cruz andante y corona de espinas. Cada una de estas marchas esta acompañada de un desfile especial, así tenemos que para allegro desfilan en fila de uno, para rufantes en hilera de dos, cruz andante en forma de cruz y para corona de espinas lo hacen en forma de corona.
Únicamente actúan en la noche del Jueves Santo acompañando a la imagen de Jesús Preso, marcando el paso a los horquilleros, que portan en veloz carrera de 100 metros los pesados tronos hasta llegar a la ermita.
Loja bien merece ser visitada durante su Semana Santa, para descubrir esas particularidades que la hacen única, tanto en Andalucía como en el resto de la geografía.

© Andalucia de Viaje 2017
28 de abril de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

80

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!