http://www.stockimagesphoto.com
http://www.andaluciafotos.com

Turismo de Andalucía > Noticias > Alojamientos > Restaurantes > Información > Viajes > Ocio > Fiestas

Propuesta de ocio recomendada en Córdoba

Compartir   facebook  twitter   enviar a un amigo  

Museo Julio Romero de Torres

Un poeta de los pinceles

Fachada principal del edificio
Fachada principal del edificio
¿ Por qué es especial ?

Julio Romero de Torres nació el 9 de noviembre de 1874 y falleció el 10 de mayo de 1930. Nació y murió en Córdoba, donde pasó gran parte de su vida. El pintor participó con intensidad en todos los acontecimientos artísticos de Córdoba y España. Fue uno de los cordobeses más destacados en el arte pictórico.

Entre las obras más destacadas de este maestro figuran Amor místico y amor profano, El Poema de Córdoba, Marta y María, La saeta, Cante hondo, La consagración de la copla, Carmen, y por supuesto, La chiquita piconera o El retablo del amor.

Su muerte conmocionó a toda la ciudad. Las manifestaciones de duelo general que produjo su muerte, en las que participaron en masa desde las clases trabajadoras más humildes hasta la aristocracia cordobesa, dejaron patente la inmensa popularidad de que gozaba el pintor cordobés.

La figura de la mujer en las obras del pintor fue constante. Son mujeres que el artista tratará con una especial introspección psicológica en sus miradas. Los ojos de las mujeres pintadas por Julio Romero producen una intensa sensación de misterio. Son esas “miradas empapadas de azahar” de las que nos hablaba Federico García Lorca.

Carmen
Carmen
Instalaciones
El edificio que alberga el Museo de Julio Romero de Torres forma parte del que fue el antiguo Hospital de la Caridad patrocinado por los Reyes Católicos a finales del siglo XV y atendido por la orden franciscana.

A partir de 1837, pasó a pertenecer a la Diputación Provincial y diversas instituciones culturales ocuparon su espacio; sede de la Real Academia, Comisión de Monumentos, Biblioteca y dependencias del Museo y Escuela Provincial de Bellas Artes.
A la muerte de Julio Romero de Torres, el 10 de mayo de 1930, su viuda e hijos donaron al pueblo de Córdoba, depositario su Ayuntamiento, los lienzos del artista que habían participado en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, para crear un Museo en su memoria. Sus fondos se nutrieron con donaciones y depósitos de particulares y con las obras y mobiliario del estudio del pintor en Madrid.

Tras una importante reforma de adaptación del edificio, realizada por el arquitecto Javier de Luque, el Museo Julio Romero de Torres se inauguró el 23 de noviembre de 1931 por el que fuera presidente de la II República española, Niceto Alcalá-Zamora.
En 1936 se ampliaron sus salas con la incorporación del piso superior y escalera de mármoles, obras financiadas por la Diputación, abriéndose al público el 24 de mayo. En 1992 se actualizó el Museo con la renovación de sus estructuras, sistemas de iluminación y seguridad.

SALA I .- Julio Romero de Torres participó de la corriente francesa del cartel como medio de comunicación publicitaria y realiza una serie de obras en las que se integra en la nueva tendencia. En Córdoba pinta el de la Feria del ganado de 1897 y Ferias y Fiestas de 1902 y los de la Feria de Nuestra Señora de la Salud de los años de 1905, 1912, 1913 y 1916. Las bodegas de Cruz-Conde le encargaron el anuncio de sus vinos y las populares etiquetas de Anís La Cordobesa.

En Madrid, el de la corrida patriótica de 1921 en beneficio de las víctimas del desastre de Annual y para la Unión Española de Explosivos de Riotinto, cuatro carteles calendarios de los años 1924, 1925, 1929 y el publicado en 1931. El museo conserva originales en lienzo en los que el artista ha sabido conjugar las influencias modernistas con los aires de su tierra, vitrinas conteniendo publicaciones, manuscritos y billetes dedicados al pintor, completan esta sala vestíbulo del Museo.

SALA II .- El escenario vital que rodeó al pintor está presente en esta sala dedicada a su recuerdo. Reproducciones fotográficas de sus padres y hermanos, de la casa familiar de Córdoba, del estudio del pintor en Madrid y de los éxitos obtenidos en 1922 en Argentina en la Galería Witcomb de Buenos Aires.

Mobiliario que le acompañó toda su vida; bargueños, cerámica, utensilios de cobre que fueron motivos frecuentes en sus lienzos.Su guitarra, capa y sombrero se pueden admirar en vitrinas, la reproducción de su mano, paleta y pinceles y la emisión de sellos en homenaje a su figura, nos introducen en el mundo de este creador.

Obras de sus comienzos representativas de los contenidos sociales que marcaron sus primeros pasos en la pintura; ¡Mira qué bonita era!, premiada con la Mención Honorífica en la Exposición Nacional de 1895 y Horas de Angustia, un dibujo de grandes dimensiones y la última obra inacabada que dejó el artista en el caballete, un retrato de María Teresa López con hábito de monja, nos ambientan en su escenario vivencial.

SALA III .- Esta Sala está dedicada a la mujer, reúne gran parte de los lienzos más emblemáticos de su trayectoria realizados en los últimos años de su vida; La Chiquita Piconera, testamento pictórico del pintor, Viva el pelo, La Copla.
En el conjunto predomina el desnudo femenino, protagonista de una serie de obras en las que el pintor despliega su imaginación para desarrollar argumentos basados en el principal soporte escénico de su producción: La mujer. En la Ribera, La nieta de la Trini, Ofrenda al arte torero, Naranjas y Limones y Contrariedad.

Los retratos de la actriz Marichu Begoña, representada como Diana cazadora con el galgo Pacheco, inseparable del pintor, y de la artista sevillana Conchita Triana; los estudios de expresión que le hizo a su última modelo en Córdoba, María Teresa López, en Bendición, La niña de la Jarra, Carmen, Ángeles y Mujer de Córdoba, unido al busto en bronce sobre Julio Romero realizado por Mariano Benlliure en 1931 completan la sala.

SALA IV .- Romero de Torres fue esencialmente retratista; llevó a sus lienzos a personajes del mundo de la política, de la literatura, de la sociedad, realizando más de quinientas representaciones. Los ministros cordobeses, de Justicia y de la Guerra, Antonio Barroso y Castillo y Diego Muñoz-Cobos y Serrano, la diputada socialista Margarita Nelken, el escritor de Iznájar Cristóbal de Castro y el poeta sevillano Joaquín Alcaide Zafra están presentes en el museo.

Innumerables fueron los encargos que recibió de damas de la alta sociedad; Concepción Ruíz Frías, esposa del ministro Natalio Rivas Santiago, María Aguilar o la condesa de Colomera, vestida de reina de los Juegos Florales de 1930, retrato inacabado de Magdalena Muñoz-Cobos. Elena Pardo, una de las modelos preferidas, es protagonista de dos estudios, Mary Luz y Marta, que forman parte del grupo que el pintor denominó Chiquitas buenas.

SALA V .- La obra mística de Julio Romero, simbiosis de religiosidad y paganismo, está reunida en esta sala en una serie de lienzos influidos por los pintores barrocos del siglo XVII, Antonio del Castillo y Valdés Leal.
Su particular interpretación de los pasajes evangélicos y bíblicos adquiere una profana sensualidad que da origen a sus personales interpretaciones de la Magdalena, Salomé o El Arcángel San Rafael.

La Virgen de los Faroles fue encargo del Ayuntamiento; durante años estuvo situada en un altar en el muro norte de la Mezquita Catedral hasta que se trasladó al Museo por seguridad. Muerte de Santa Inés, lienzo adaptado a un frontal del altar con escenas en miniatura sobre la vida y el martirio de la santa, de la que nunca quiso desprenderse al ser el cuadro predilecto de su madre.

Cabeza de Santa, Samaritana y Amor místico son exponentes de esta temática tan ajena a la producción del pintor.
La Sala acoge una de las obras cumbres, El poema de Córdoba, políptico formado por siete lienzos en los que rinde homenaje a las sucesivas culturas de nuestra ciudad y que centra San Rafael. significando así su admiración por el custodio de Córdoba.

SALA VI .- Contiene las grandes composiciones; Nuestra señora de Andalucía; personificación del baile, del cante y el flamenco divinizados en la mujer andaluza. El Pecado, considerado como uno de los mejores desnudos de la pintura del siglo XX.

La gran afición que tenía el pintor por el flamenco lo impulsa a llevar a sus cuadros temas de este género; Alegrías, escena alegórica del baile captada de forma majestuosa y Cante Hondo, representación del cúmulo de símbolos que encierra, donde el amor, la pasión y la muerte se hacen realidad plástica.

En Nocturno refleja con maestría la cruda realidad de la marginalidad. Los sublimes retrato de Ysolina Gallego, mujer del pintor vasco Zubiaurre y de Socorro Miranda como Flor de Santidad. El enigma que encierra Ángeles y Fuensanta y la Sibila de la Alpujarra es parte de las múltiples temáticas que ofrece la pintura de Romero de Torres.
Información
Ubicación
El Museo Julio Romero de Torres se ubica en el histórico Barrio de la Axequía. Enclave de las primeras civilizaciones que se asentaron en Córdoba y situaron en éste su centro político, económico, social y religioso. Es también conocido por su larga tradición artesanal; albergó talleres de curtidores, guarnicioneros y platerías. Además fue lugar de paso de viajeros y visitantes que se alojaban en sus numerosas posadas y hospederías, tal es el caso de la Plaza del Potro donde se encuentra la posada del mismo nombre y el Museo de Julio Romero de Torres.
Dirección
14002 Córdoba
Teléfono de reservas
Dirigir un fax al número 957 20 43 33 o a través de la dirección de correo electrónico museos@ayuncordoba.es
E-mail de reservas
museos@ayuncordoba.es
Página Web
http://museojulioromero.cordoba.es/
Gerente
Mercedes Valverde Candil
Alegrías
Alegrías
Horarios y Tarifas


Normal: 4 euros.
Estudiantes hasta 26 años: 2 euros.
Miércoles: Entrada gratuita.
Samaritana
Samaritana
Amalia
Amalia

© Andalucia de Viaje 2017
29 de marzo de 2017

Noticias de Andalucía :: Turismo de Andalucía :: Alojamientos en Andalucía :: Fiestas de Andalucía :: Playas de Andalucía :: Restaurantes en Andalucía :: Gastonomía de Andalucía
Rutas por Andalucía :: Turismo Rural en Andalucía

106

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!